24 de julio de 2016

Eres demasiado amable con las mujeres y por eso no ligas

Hay gran diferencia entre ser amable y ser demasiado amable con las mujeres. Un chico demasiado amable no es atractivo para las mujeres ¿Eres muy amable?


Desde que eras pequeño, tu madre te repitió que tenías que ser un buen tipo. Sobre todo con las niñas. Te explicó que para seducir, había que ser amable, escribir poemas y ofrecer flores y chocolate.


Años después, has seguido todos sus consejos, pero sigues estando desesperadamente solo. Y en el fondo, realmente no entiendes por qué, porque eres más atento con las mujeres que la mayoría de los chicos que se acuestan con ellas. ¿Y si mamá estaba equivocada? ¿Y si eres demasiado amable?

Ten la seguridad  de que ser amable sigue siendo una buena idea. Y te recomiendo que nunca te conviertas en un desagradable para seducir y llevarte mujeres a la cama. Sin embargo, hay una diferencia entre ser amable y ser demasiado agradable.

Eres demasiado amable con las mujeres y por eso no ligas
Eres demasiado amable con las mujeres y por eso no ligas

Para comprender esta diferencia, ¡sigue leyendo!

¿Demasiado bonito para ser feliz?

Para empezar y disipar malentendidos: la bondad es una cualidad maravillosa.

Incluso las mujeres la están buscando. El chico malo, que las seduce, nunca las mantiene por mucho tiempo.

Donde la amabilidad comienza a ser un problema es cuando se convierte en demasiada amabilidad. En ese momento, eres un buen tipo, y te conviertes en un buen tipo. Y los chicos buenos no son atractivos.

Si deseas saber por qué los chicos buenos no atraen a las niñas, te invito a leer este artículo.

Pero volvamos a lo que estamos. ¿No se dice: "demasiado amable para ser honesto"?

Cuando eres demasiado amable, no eres auténtico. Porque en realidad, puede que estés esperando algo de los demás a cambio de tu amabilidad.

Por ejemplo:

- Esperas acostarte con una chica pagando su parte en un restaurante y ofreciéndole regalos.

- Esperas que trabajando aún más, finalmente tendrás un aumento de sueldo

- Piensas que, sin alterar a la otra persona y anteponiendo tus necesidades, te van a apreciar y a amarte.

Al final, tras un poco de investigación, debes de darte cuenta de que esperas demasiado de los demás. Probablemente mucho más de lo que están dispuestos a darte. De verdad quieres hacerlo todo bien y siempre buscas complacer a todo el mundo. Pero las cosas nunca salen como a uno le gustaría.

Este comportamiento provoca una gran frustración y vas a terminar volviendo loco a todo el mundo. O incluso llegando a ser desagradable.

Mientras tanto, voy a ayudarte a hacer tu propio diagnóstico para que te pongas manos a la obra.

Aquí están 7 situaciones de la vida cotidiana que demuestran que eres demasiado agradable. Cada una ilustra un problema en particular.

Si te reconoces en estos ejemplos, te propongo una solución y algunos ejercicios sencillos para despertar tu verdadera personalidad y silenciar ese buen tipo que hace que dejes de ser feliz y así construir la vida que sueñas.

1. Estás pidiendo disculpas por cosas que no son culpa tuya

Estás tranquilamente caminando por la calle y alguien tropieza contigo. Podría ser porque estabas hablando con la persona que caminaba junto a ti, o porque estabas SIGUE LEYENDO...



4 comentarios:

  1. No es bueno pasarse y convertirse en el "pagafantas" de turno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan malo es no llegar como pasarse, como es este caso.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Yo soy psiquiatra a veces...en consulta...no solo de damiselas en apuros... :D
    Eso de la cena Donde tu quieras, a mi me ha funcionado, bastante bien...Tienen el control

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, será como tu dices, pero hay que resistirse.

      Saludos

      Eliminar